img_3031

¿Y si desde Estrasburgo fuerais a pasar un día a Metz?

¡Estar en Estrasburgo e ir a Metz! La idea puede sorprender por las muchas diferencias que hay entre Alsacia y la vecina Lorena. Dicho esto, aquí tenemos a las dos juntas en una misma región. Al no estar lejos la una de la otra, solo necesitamos una hora y media para descubrir Metz.

Un Centro Pompidou en Metz

Naturalmente, el tren llega a la estación. El lugar habla por sí mismo. La estación de Metz sigue siendo una de las tres estaciones monumentales construidas durante la anexión de Alsacia y Mosela por el Imperio alemán. Es un monumento histórico en sí misma y su arquitectura «modern style» mezcla modernidad y símbolos históricos.

En ella observamos una «arquitectura» imponente antes de descubrir el resto de la ciudad. Una de las oportunidades del momento es, naturalmente, el Centro Pompidou-Metz, primera descentralización del centro parisino. Los aficionados al arte moderno tardarán más de dos horas en visitarlo, directamente al salir del tren.

El Magasin aux Vivres de Christophe Dufossé

Si sois amantes de la buena mesa, reservaréis una en el restaurante de Christophe Dufossé. En el sorprendente marco del Magasin aux Vivres, el chef con estrella Michelín y su mujer tienen aquí un espléndido hotel, un restaurante cervecería gourmet y un local gastronómico apreciado por los entendidos.

Nos hemos detenido un rato para descubrir la carta de este restaurante reconocido por la Guía Michelín. Os encantará descubrir los menús de la cervecería y probar su versión del Quiche Lorraine.

Os llevará un poco más tiempo desayunar o cenar en el restaurante gastronómico. La calidad de los platos, los maridajes con el vino y la belleza de los platos lo convierten en un local excepcional. El Chef es muy cercano con su clientela y un gran número de internautas siguen su página de Facebook.

6500 m² de vidrieras

Después de la cultura y la gastronomía, visitar el centro de Metz os permitirá prolongar vuestra estancia. Podéis recorrer las viejas calles hasta la fascinante catedral de Saint-Etienne. Por la noche resulta todavía más resplandeciente. No obstante, tenéis que cruzar el umbral para descubrir sus 6500 m2 de superficies con vidrieras. Entre las más modernas, las de Marc Chagall.

Seducidos como nosotros por la ciudad, os perderéis más y más por ella. Un restaurante o una bella terraza más abajo de la catedral os permitirán prolongar el placer de la visita… antes de retomar el camino de vuelta a Estrasburgo.

Información práctica  

Preparar la visita: http://www.tourisme-metz.com

Sabed que, a finales de año, Metz organiza también un mercado de Navidad que completará vuestra visita de los mercados alsacianos.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares