movida1_opt

Vida nocturna en Génova

Si buscas locales amplios y espaciosos, te has equivocado de sitio. La vida nocturna de Génova puede ser una experiencia muy interesante si estás acostumbrado a grandes avenidas salpicadas de bares llenos de gente. En cambio, en la ciudad de la Linterna es más fácil encontrar gente por la calle gracias a los pequeños espacios en los que se propagan los locales del centro histórico. Algunos de ellos pueden ser auténticas y agradables sorpresas.

Partimos de plaza De Ferrari. La plaza genovesa más central hace de “puerta” al centro histórico, uno de los más amplios de toda Europa. La primera plaza que encuentres llena, sobre todo los fines de semana, es plaza Delle Erbe. Aquí las terrazas llenan por completo el ensanche y puedes sentarte en una mesita a degustar un cóctel. Pero si buscas algo más típico, tienes que moverte algunos metros más allá, a vía Canneto in Lungo. Detrás de la barra del “Bar degli Asinelli”, sus dos propietarios históricos, Adriano y La Marchesa, sabrán daros una acogida en un ambiente de otros tiempos, entre espejos de los años sesenta y botellas de Anisello, un licor típico de la zona, aromatizado con ajenjo, quina, corteza de quina, ruibarbo y genciana.

Después de la primera cata de Anisello, puedes bajar por el laberinto de callejuelas hacia el mar y después volver por la izquierda. Dejando a un lado las especialidades locales, puedes probar una magnífica selección de vodkas en el “Kowalski”, en vía Giustiniani. El local propone unos excelentes platos polacos y una amplia gama de alcohol de categoría de Europa del Este, aunque también te resultará fácil encontrar veladas musicales y eventos especiales. ¿Te has terminado el vodka? Bien, entonces seguimos en dirección norte, parándonos en la “Tavena Zaccaria”, en el callejón de San Cosimo.

Se encuentra en una plazoleta de color gris pizarra, delante de la basílica de los Santos Cosme y Damián, construida entre los siglos X y XI. En la taberna podrás encontrar un ambiente más cálido y copas de vino de calidad. En cambio, durante la primavera verás que la plaza se llena de forma exagerada, entre jóvenes universitarios y extranjeros de los numerosos bed&breakfast de la zona.

Volviendo hacia el punto de partida, te dirigirás a la zona dedicada a la música y los espectáculos; de hecho, caminando unas decenas de metros podrás encontrar muchísimos bares y locales, a menudo diferentes entre sí. En vía San Donato, en la primera planta, podrás encontrar una amplia muestra de conciertos en el “Kitchen Mon Amour”, que está dividido en dos plantas. Puedes comer y beber en un entorno más parecido a los bistrós parisinos y a los locales berlineses.

En cambio, subiendo hacia la colina de Carignano, el gran espacio abierto de los “Giardini Luzzati” sabrá conquistarte con veladas de música electrónica, conciertos, espectáculos y veladas de swing. Mientras escuchas la música del escenario, puedes visitar también el yacimiento arqueológico del siglo I. Una mezcla de historia y actualidad que no se encuentra en cualquier sitio, pero que aquí podrás disfrutar en total armonía.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Génova