9_2017_mai_jardins-1

Un paseo por los jardines de Toulouse

¿Conoces estos rincones de naturaleza que ofrece la ciudad a sus residentes? Son llamativos, alegres, relajantes, deportivos e incluso instructivos. En cualquier caso, permiten rodearse de verdor a los habitantes de la Ciudad Rosa. Emprendamos nuestra ruta por los jardines.

Jardín Compans-Caffarelli: musical y viajero

El jardín de Compans Caffarelli tiene dos caras. Basta con acercarse a él para darse cuenta. De entrada, se abre un inmenso jardín público de 10 hectáreas con zonas de juegos, un estanque y un chorro de agua que surca el azul del cielo en verano. Aquí es donde se celebra cada año el festival de las Siestas Electrónicas. Cómodamente sentados sobre un mantel de pícnic o bailando al ritmo de sets de DJ selectos, disfrutamos del festival al aire libre y del sol para explorar los alrededores. A continuación, cruzamos el pequeño puente rojo y descubrimos el segundo jardín, japonés, su casa de té y las plantas orientales que nos sitúan de pleno en el país del sol naciente. Tras la música electrónica, esta parte evoca los jardines de Kioto.

El jardín de plantas: delicado y tradicional

El jardín de plantas de Toulouse, antiguo jardín botánico, es uno de los tres jardines ubicados en el sureste del hipercentro, además del Boulingrin y el Jardín Real. Antes de recorrerlo a pie, cruzamos unas puertas imponentes. Vemos por doquier estatuas de mármol, bellos quioscos, carruseles y ponis para montar. También distinguimos otros animales —gallinetas, patos, gansos, cisnes y un pavo real— en el jardín adyacente al jardín de plantas, perteneciente al Museo de Historia Natural. Este último alberga también un acogedor restaurante, el Moai, donde podremos degustar cocina fresca y temporada a la sombra de los árboles.

Los jardines del Museo: artísticos y educativos

No, los Jardines del Museo no son los situados al lado del Museo. ¡En realidad están en Borderouge, al otro lado de la ciudad! Pero el desplazamiento bien merece la pena: ¡ofrece una bocanada de aire fresco en pleno centro del nuevo barrio residencial! En primer lugar, es un jardín de aromas, colores y sabores venidos de todo el mundo, que se descubren en sus visitas guiadas. Les siguen los talleres de «descubrimiento de la naturaleza», «jardinería» o «cocina» a cargo de distintos monitores. En ocasiones se celebran también eventos artísticos, como exposiciones o conciertos.

La pradera de los filtros: bailarina y deportiva

Último paso bucólico: la pradera de los filtros. En la ribera izquierda del Garona, atrae a los tolosanos desde que brillan los primeros rayos del sol. Acoge pícnics entre amigos, partidas de petanca, bailes de salsa… Hay quien hace malabares. Incluso es posible probar suerte con el esquí acuático. En junio, la pradera de los filtros cobra vida con el  Rio Loco, el mayor festival de música del mundo tolosano. Luego en verano se transforma para acoger Toulouse Plage, tumbonas y eventos deportivos.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Toulouse