20_2017_octobre_baravin_opt

Toulouse: Tres vinotecas de visita obligada

Porque el aperitivo es un modo de vida en Toulouse y el vino se considera sagrado en Francia, he aquí una pequeña selección de los lugares donde estas dos costumbres confluyen con esmero y hospitalidad. En la «ciudad rosa», las vinotecas brotan como las setas. Por eso, hemos elegido tres establecimientos que reúnen todos los requisitos necesarios para pasar un buen rato.

El ilustre

Nada más entrar en Au Père Louis, el visitante tiene la sensación de haber retrocedido en el tiempo. Acabados de carpintería, zinc, lámparas de araña, piano mecánico… Esta vinoteca situada en la calle Tourneurs ha sobrevivido al siglo XX sin perder ni un ápice de su autenticidad ni de su esplendor. Gracias a su arquitectura única y a sus antiguas vistas de Toulouse pintadas en la pared, el establecimiento ha sido declarado monumento histórico. Desde hace casi 130 años (abrió sus puertan en 1889 para ser exactos), los clientes disfrutan de un trago en la barra en un ambiente distendido. Aquí, las sillas no existen. Tan solo unos cuantos barriles antiguos que hacen de mesas altas y unos cuantos sitios en la terraza. Se trata del lugar perfecto para tomarse un aperitivo de otra época, una copa de vino de calidad. Seco, dulce, cocido… ¡hay para todos los gustos! Los más curiosos optarán por el aperitivo de la casa: un vino aromatizado con corteza de quina y acompañado —por qué no— de una ración de embutido. A mediodía, Au Père Louis se convierte también en restaurante. Sin embargo, lo más divertido es visitarlo al caer la noche para pedir algo en la barra y mezclarse con los clientes habituales. Para una velada inolvidable.

El campeón del mundo

¿Te apetece disfrutar del sitio de moda del momento? Si es así, no dudes en visitar las instalaciones del campeón de Toulouse: N°5 WINE BAR. En junio de 2017, este establecimiento recibió la distinción de mejor vinoteca del mundo por «The World of Fine Wine», una de las revistas especializadas más importantes. Un reconocimiento bien merecido: Thomas Cabrol, su sumiller, propone al cliente una carta de vinos compuesta por 2500 referencias de 20 países distintos. El protagonismo recae en todo tipo de caldos, desde el sudoeste de Francia hasta países extranjeros como Tasmania, Italia o Croacia. Por supuesto, es el lugar perfecto para degustar añadas antiguas y los vinos «grand cru»: Romanée Conti o Pétrus son dos de los más conocidos. Thomas te presentará cada vino con un conocimiento profundo y experimentado. ¿Todavía no te has decidido? Quizás lo hagas si te contamos que es muy habitual que acudan chefs invitados para celebrar veladas de maridaje gastronómico que se llenan hasta la bandera. Tras realizar el pedido en la barra, es posible degustar unos platos deliciosos en el piso superior o en la bodega abovedada, todos ellos regados con los vinos más apropiados de entre la selección que ofrecen los cinco dispensadores Enomatic. Y recuerda, ¡es autoservicio!

El recién llegado

Aquí no esperes encontrar un cuervo posado sobre un árbol como en la fábula de La Fontaine, pero sí un poco de queso para acompañar el vino: te damos la bienvenida a Maître Renard. La última vinoteca en abrir sus puertas en Toulouse lo ha hecho en un emplazamiento ilustre y no ha tardado mucho en hacerse un nombre. De hecho, ¡suele estar abarrotada! La culpa es de Bastien Vayssière, quien ha fundado este local bajo un compromiso de calidad y hospitalidad. De distribución alargada, con un ligero toque retro, un suelo envejecido, pequeñas mesas altas y una barra de zinc coronada por una cristalera… el local da la sensación de ser un poco estrecho, si bien esto facilita los debates y las reuniones. En las paredes también se hace un gracioso guiño a las fábulas de La Fontaine. En cuanto al vino, una carta para cada color y, en cada región vitícola, una selección minuciosa de algunas botellas y de una copa. Como acompañamiento, se pueden pedir platos para compartir que huelen y saben a la región. Al igual que los vinos, Bastien ha seleccionado todos sus productos con esmero y exigencia. Un método que, sin duda, tiene mucho que ver con el arrollador éxito de la vinoteca Maître Renard. Además, ¡se puede cenar desde las 18:00 h hasta medianoche!

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Toulouse