Qué fotografiar en Dubrovnik: 10 lugares para visitar muy ‘instagrameables’

Desde la carretera en lo alto de una montaña, el horizonte se abre de repente: el mar de un azul intenso y, en sus orillas, Dubrovnik con las blancas murallas que la envuelven.
La ciudad de los tejados rojos atesora tanta belleza y tantos paisajes que podría dejar sin palabras a cualquiera… así que no es de extrañar que a menudo la elijan como escenario de rodajes cinematográficos. Se trata, sin duda, de una de las ciudades más bonitas que jamás haya visitado, por lo que hace verdaderamente justicia a su calificativo de «perla del Adriático». Dubrovnik atrae cada año a millones de turistas que abarrotan sus calles día y noche para disfrutar de sus terrazas de atmósfera marcadamente mediterránea y visitar sus edificios de clara influencia veneciana.
¡Todo un paraíso para los aficionados a la fotografía! En este artículo te propongo descubrir sus rincones más hermosos, esos que nadie debería perderse. He aquí las diez cosas que merece la pena fotografiar en Dubrovnik y compartir luego en las redes sociales.

Diez cosas que merece la pena fotografiar en Dubrovnik

 
1.La calle Stradun


Su nombre refleja la gran influencia veneciana que existe en Dubrovnik: un antiguo canal reconvertido en la calle principal de la ciudad, desde la Puerta de Pile hasta el puerto. Además de dividir la ciudad en dos, lo más característico de la calle Stradun es que está siempre inundada de turistas, que la recorren de arriba abajo todo el día o se relajan en una de sus pintorescas terrazas para beber o comer algo. La piedra blanca, las ventanas de colores de las casas y sus dos campanarios (por un lado, el del Monasterio de San Francisco y, por el otro, la Torre del Reloj) son el telón de fondo perfecto para sacar fotos, sobre todo cuando mengua la luz: con el azul tras el ocaso y las golondrinas revoloteando por el cielo, se obra la magia. Los aficionados a la fotografía callejera podrán dar rienda suelta a su creatividad.

2.Las murallas del casco antiguo


No cabe duda de que las Murallas son la principal atracción de Dubrovnik. A pesar de que la entrada podría parecer un poco cara (más de 20 €), su visita es absolutamente obligada porque desde aquí se puede disfrutar de las mejores vistas panorámicas de la ciudad. Se trata de una caminata de dos kilómetros de longitud que se recorren sin ninguna dificultad. Tras ascender por uno de los tres accesos (Puerta de Pile, Puerta de Ploče y Museo del Mar), el visitante se quedará boquiabierto: tendrá toda Dubrovnik a sus pies, con sus tejados rojos resplandecientes y sus murallas encaramadas sobre el mar. Para disfrutar de las murallas sin demasiado calor ni turistas, te recomiendo entrar a verlas poco antes de que cierren, a eso de las 19:30 h. De este modo, podremos tenerlas solo para nosotros (o casi), puesto que podremos recorrerlas hasta las 20:30 h sin que ningún turista nos chafe la foto. Cuando el sol se oculta, el espectáculo es maravilloso.

3.Fortaleza Lovrijenac

foto-3

No sabría decir cuántos turistas llegan a visitar este lugar… a pesar de que está incluido en la entrada a las murallas. La Fortaleza Lovrijenac se sitúa de hecho a las puertas del casco antiguo, sobre una colina rocosa que se erige sobre el mar y sobre una bahía. Para llegar hasta esta fortaleza, es necesario subir una escalinata que nos hará sudar la gota gorda. Por suerte, las murallas proporcionan el fresco necesario para tomar aire y seguir subiendo. A pesar de que la fortaleza no tiene nada de especial, desde su parte alta se pueden admirar unas vistas fantásticas: sobre el mar azul hacia el infinito y, obviamente, sobre Dubrovnik. Desde lo alto de las almenas, entre cañones dormidos, la ciudad parece diminuta, como si la fotografiásemos con un dron.

4.Dubrovnik en kayak

foto-4

Si bien en Dubrovnik se pueden hacer numerosas excursiones, la del kayak es la más fascinante. Con inicio en la «Bahía del Aguasnegras» (como ha sido rebautizada tras el rodaje de Juego de Tronos), ponemos rumbo a mar abierto para rodear la isla de Lokrum y observar las grutas mientras remamos por unas aguas cristalinas. A continuación, se regresa de frente a la ciudad para bordear sus murallas, verdaderamente imponentes desde allí abajo. Mi recomendación es hacer esta excursión al atardecer para poder admirar la silueta de Dubrovnik con la puesta del sol: será pan comido sacar unas fotos maravillosas. Recuerda llevar algo para mantener la lente limpia y seca.

5.Teleférico sobre Dubrovnik



Ahora que la venta de drones está en auge, las fotos desde las alturas están muy de moda. Lamentablemente, no todo el mundo tenemos uno. ¿Y qué problema hay? Podemos montarnos en un teleférico para ascender hasta la montaña que custodia la ciudad y sacar unas fotos de infarto. Dubrovnik se nos antojará como una pequeña construcción LEGO de juguete, con sus murallas y sus torres a una distancia perfecta entre sí, sus hermosos tejados rojos y el mar azul que abraza la ciudad. Los 20 € de ida y vuelta del teleférico serán una buena inversión: podremos posar cual modelos con estas magníficas vistas a nuestras espaldas. Además, en el Bar Restaurante Panorama podremos relajarnos mientras admiramos esta espectacular panorámica, tanto de día como de noche.

6.Plaza de la Logia



Se trata del corazón de Dubrovnik. En la plaza de la Logia se reúnen los palacios más importantes y más bonitos de la ciudad. Podríamos describirla como un maravilloso encaje de bolillos de piedra blanca: el renacentista Palacio Sponza, la Torre del Reloj y, al otro lado, la Iglesia de San Blas, de estilo barroco veneciano. En el centro de la plaza se erige la Columna de Orlando, símbolo de Dubrovnik: esculpida en 1418 por Antonio Ragusino, aquí se celebran los principales eventos de la ciudad. El nombre de la plaza procede de la Logia de las Campanas, que regulaba la vida de sus habitantes y alertaba de los peligros. Huelga decir que estos edificios son ideales para lograr una estampa maravillosa, aunque es muy probable que también inmortalicemos a algunos de los turistas sentados en una de las terrazas de la plaza.

 7.Puerta de Ploče y las vistas sobre el Puerto Viejo


La Puerta de Ploče es la entrada más reciente de Dubrovnik, construida tras la ampliación del monasterio benedictino. Partiendo de aquí, se pasa por una altísima muralla de piedra y se puede disfrutar de unas vistas maravillosas que se abren sobre el Puerto Viejo, donde descansan los barcos en sus aguas color esmeralda. Al fondo se sitúa la imponente Fortaleza de San Juan, en su época, bastión irredimible. Si sacar fotos aquí de día es espectacular, con la tenue luz del atardecer se vuelve extraordinario: los colores cambian cada minuto mientras las farolas que bordean el embarcadero van cobrando protagonismo. ¡Menudo espectáculo! Consejo: los aficionados a sacar fotografías «con marco» encontrarán uno perfecto en los huecos del puente situado en el umbral de la puerta.

8.La parte alta del casco antiguo

foto-8

El casco antiguo no es totalmente llano, sino que se eleva en la parte del mar y de la montaña para regalarnos unas fantásticas vistas gracias a sus numerosas escalinatas. Sin embargo, mientras que la vertiente marítima es poco empinada, en el lado opuesto es necesario subir multitud de escalones para llegar hasta la Puerta de Buza y las murallas. No hay nada que pensar: al llegar arriba, el esfuerzo habrá merecido la pena. De regreso, se puede controlar de un solo vistazo toda la ciudad: entre la ropa tendida y la buganvilla, los empinados escalones toman bajo los pies la forma de una larga serpiente reptante. Todo un paraíso para los amantes de los detalles: los letreros, la sucesión de farolas, los gatos que descansan en los escalones, la vegetación que surge entre las casas… ¡ver para creer!

9.El claustro de San Francisco

foto-9

Dubrovnik cuenta con dos monasterios dentro del casco antiguo, cada cual más espléndido que el anterior. Mientras que el monasterio benedictino en las inmediaciones de la Puerta de Ploče está en vías de restauración (aunque se puede visitar), cerca de la Puerta de Pile, el Monasterio de San Francisco conserva todo su esplendor secular. Bien merece la pena visitar la iglesia con su fantástico pórtico gótico y el maravilloso claustro, uno de los pocos edificios que sobrevivieron al devastador terremoto de 1667. A través de las columnas de los pasillos del claustro, los rayos del sol nos regalarán unos increíbles juegos de luces para conseguir unas fotos espectaculares.

10.La Fuente Grande de Onofrio

foto-10

Llena de vida y belleza. ¿Y qué decir de la Fuente Grande de Onofrio? Se llama así porque es obra del artista napolitano Onofrio De la Cava, que la creó en el siglo XV para la traída de agua potable a la ciudad. Situada en una plaza cercana a la Puerta de Pile, antaño estuvo formada por dos niveles de los que tan solo se conserva uno, aunque fabuloso: de sus caños esculpidos brota un agua fresquísima. Además, alrededor de la fuente se desarrolla una fascinante vida: turistas sedientos, personas que se sientan a descansar en sus escalones, gente dispuesta a participar en un recorrido por la ciudad (que parten de aquí), el movimiento frenético de la calle Stradun, artistas callejeros y un largo etcétera. ¡Todo un espectáculo a cualquier hora del día! ¡El ojo debe estar siempre alerta para disparar!Espero que mis consejos te resulten útiles. Ahora que ya conoces los diez mejores lugares para sacar fotos en Dubrovnik, solo te falta comprobarlo en primera persona. Reserva un vuelo a Dubrovnik para luego compartir tus fotos en las redes sociales y que tus amigos se mueran de envidia ;-).

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Dubrovnik