nte-by-boat1-2

Nantes en barco

Cuando llegan los días despejados, Nantes recupera su espíritu de Venecia frondosa occidental.
Las riberas del Erdre, el Loira o el Sèvre se llenan de habitantes en busca de tranquilidad, de un lugar idóneo para ir de pícnic o para jugar con los niños.

Cuando las temperaturas suben un poco, me encanta surcar en barco los ríos de Nantes.

En el Erdre, me decanto por los barcos eléctricos, que paran al pie de la isla de Versalles. No hace falta autorización para navegar por el río y ascender hasta St Joseph de Porterie y Carquefou, donde nos espera un castillo muy hermoso. A nuestro alrededor, piraguas, hidropedales e incluso Optimist pasean tranquilos por el Erdre… Adoro esta imagen de puerto deportivo bucólico… ¡en plena ciudad!
Otro recuerdo que me encantó: la cena crucero por el Erdre…  Una agradable noche de verano, mi marido me regaló esta deliciosa sorpresa: un encantador paseo por el río, acompañado de una cena excelente. Incluso pudimos admirar la puesta del sol, ¡fue algo mágico!

¡Navegar por el Loira es mucho más peligroso! Este majestuoso río es famoso por sus indómitas corrientes y sus misteriosos bancos de arena… No hay nada mejor que una travesía en Navibus para cruzarlo. Con un simple billete de transporte público, es posible disfrutar de un breve recorrido por el río hasta la otra ribera del Loira, antes de pasear por Trentemoult, antigua aldea de pescadores de Nantes, ¡actualmente convertida en un barrio muy colorido! Cuando hace buen día, ¡imposible no tomar el sol!

En el Sèvre, el honor corresponde a la canoa. Mi base náutica preferida se halla en Vertou. Al navegar por este escenario natural, me deleito admirando la exuberante vegetación, que crea en mí la impresión de estar muy lejos del bullicio urbano y, sin embargo, Nantes no está más que a unos pocos kilómetros en bus… ¡Increíble!
A finales de verano, aprovecho los cruceros turísticos y musicales por el Loira. Es la ocasión de (re)descubrir las orillas del Loira y de admirar las obras artísticas a lo largo del estuario. El crucero es un poco largo, pero los paisajes, a veces urbanos, a veces silvestres, son tan impresionantes… El Loira es sin duda un río sorprendente ¡y nada es mejor que el barco para descubrirlo!

En resumen, explorar Nantes desde el agua es siempre un gran placer.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Nantes