Museo de Historia Naval

La historia de la navegación militar y civil como factor determinante de la hegemonía económica de Venecia en los siglos pasados.

El Palacio Ducal, Ca’ Rezzonico o la Galería de la Academia son solo algunos de los numerosos museos que la ciudad de Venecia ofrece al visitante para satisfacer toda suerte de intereses e inquietudes.

Sin embargo, ninguno de ellos existiría si Venecia no hubiese sido la gran potencia marítima que fue gracias a su flota mercantil y militar.

Y este importante vínculo se puede apreciar al visitar uno de los museos que más adoro desde siempre, cuando era niño y vivía muy cerca: el Museo de Historia Naval.

Este extraordinario museo, que reabrió sus puertas hace poco tras varios años cerrado por labores de mantenimiento, se sitúa a pocos metros de la plaza de S. Marcos.

Ya el edificio que lo aloja es un pedacito de la historia de la ciudad que se remonta al siglo XV, cuando era utilizado como granero. Actualmente, sus cinco plantas las ocupan piezas de la historia de la navegación, en el sentido más amplio del término: desde cañones, falconetes, culebrinas, sables, uniformes y estandartes usados en navíos antiguos hasta importantes reliquias de la marina militar italiana de las dos últimas guerras mundiales que fascinarán a los entendidos.



Instrumentos de navegación antiguos y más recientes, maquetas de barcos de vela, incluida una muy interesante y detallada de una galera, pero también modernos buques militares, de pasajeros y de transporte, objetos y utensilios recuperados del mar, modelos a escala e ilustraciones del dominio veneciano por el Adriático y el Egeo. Además, en sus paredes cuelgan antiguas imágenes marineras y panorámicas de Venecia, en particular, del desarrollo del sector astillero, donde se aplicó «ante litteram» la producción en cadena.

Tampoco podía faltar una sala de góndolas, donde se muestra su construcción y los distintos tipos que existen, así como otra donde se exponen todas las maquetas de los barcos tradicionales de la laguna para las distintas actividades, desde la pesca hasta el transporte.

El museo se divide en dos secciones, ambas situadas a pocos metros entre sí. Cerca de la puerta principal del Astillero se encuentra el Pabellón de los Navíos, donde se conservan numerosas embarcaciones que han surcado las aguas de la laguna.



© pictures artslife.com – visitmuve.it

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares