natalevr4

Las novedades de la Navidad 2017 en Verona

Escribo este artículo justo después de ver con mi familia los nuevos mercadillos de Navidad que se acaban de inaugurar en Verona. No obstante, tengo que explicar qué entiendo por “nuevos”. Desde hace algunos años la ciudad es una especie de capital informal de la Navidad en Italia, con toda una serie de eventos que atraen a unos dos millones de visitantes que llenan las calles y las plazas, comprando o simplemente disfrutando del ambiente mágico de las luces y de los árboles decorados.

Piazza dei Signori, en el corazón del centro histórico y muy cerca de Piazza Erbe, es el tradicional punto de encuentro para las compras navideñas. De hecho, aquí se encuentran los mercadillos de Núremberg, que atraen a la mayoría de turistas. Piazza Bra es el otro núcleo de la Navidad, con la tradicional escultura de la estrella fugaz cuya cola penetra en la Arena, además de los puestos típicamente veroneses del mercadillo por la festividad de Santa Lucía (el 13 de diciembre). Pero este año, como decía, hay algunas novedades que resumiría así: la Navidad en Verona ya no se concentra en una o dos plazas, sino que ha conquistado muchos otros lugares de la ciudad.

Para empezar, está el maravilloso paseo peatonal de Lungadige San Giorgio. Es tal vez el lugar más bonito de los menos conocidos de Verona. Los puestos navideños han llegado también aquí: se puede disfrutar de un chocolate artesanal o entrar en calor con una copa de vino caliente, aunque la atracción principal es un gran carrusel panorámico con vistas al río, que hace las delicias de los niños pero también de sus padres. Para mí, aprobado con nota.

Continuando por la tarde por el Ponte Pietra, no se puede no ver el teleférico iluminado que lleva a Castel San Pietro, que abrió hace pocos meses. Al cogerlo (y al ahorrarse una cuesta empinada aunque pintoresca por una escalinata), se llega a la cima de la colina que domina la ciudad, en la que se ha instalado dentro de una construcción con forma de iglú un lounge bar, perfecto para un aperitivo con las mejores vistas de Verona.

Uno de los lugares de Verona más injustamente ignorados por los turistas es, este año, parte del circuito navideño. Hablo de Piazza San Zeno, en la que se encuentra la maravillosa basílica románica dedicada al Santo patrón de la ciudad. Un conocido viverista veronés ha instalado en ella un imponente belén, mientras que dentro del claustro de la iglesia hay otro belén admirable, hecho con materiales reciclados. De todas maneras, para los amantes de este género se propone también este año la exposición internacional de belenes dentro de la Arena, que celebra este año su 31.ª edición.

A los afortunados que están en Verona en el periodo de las fiestas, les aconsejo también una visita a Palazzo Forti, que se ha especializado en exposiciones monográficas muy bien preparadas y organizadas. En este momento ⸺y hasta el 28 de febrero de 2018⸺ hay una dedicada a los retratos over size del gran pintor colombiano Fernando Botero. Pero, en otra ala del palacio, se ha instalado también otra exposición para mí imperdible, aunque no comparable desde el punto de vista artístico: se llama “I love Lego”, y en ella se encuentran reconstrucciones de lugares reales y de fantasía hechos exclusivamente con las famosas piezas. Hay también una reconstrucción de Piazza Erbe de Verona, que hace brillar los ojos.

Por último, para celebrar como se debe, no debe faltar un brindis, acompañado por una porción del dulce veronés por excelencia: el pandoro. Feliz Navidad a todos.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares