regata_verso-il-traguardo

La Regata histórica

Las fiestas con motivo religioso y político animan aún la ciudad y apasionan a los habitantes y visitantes.

En los siglos pasados muchos eran los festejos que animaban la ciudad en los distintos periodos del año que iban desde las festividades de carácter religioso, para mantener la fe en el voto hecho por el Dogo y el Senado para el cese de terribles pestes, siendo las fiestas del Redentor y de la Virgen de la Salud aún vivos testimonios, hasta las de carácter principalmente “político” para celebrar la grandeza de la Serenísima, la fiesta “de la Sensa” o de la Ascensión, donde el Dogo a bordo del Bucintoro celebraba el casamiento con el mar, hasta las populares que tenían lugar en las plazas de la ciudad con exhibiciones de funambulistas o la caza al toro y otros acontecimientos similares.

También eran famosas las disputas en las que “Castellani e Nicolotti”, habitantes de dos barrios de la ciudad, se batían con pruebas de fuerza en varios “ponti dei pugni”, sin parapetos, con duelos de lucha y boxeo donde el que perdía acababa en el agua del canal.

Muchas de estas festividades y fiestas han sido inmortalizadas por varios pintores a lo largo de los siglos y se pueden admirar en muchos cuadros, otras en algunos dibujos expuestos en el Museo Correr.

Algunas han sobrevivido a los siglos hasta nuestros días y son festividades sentidas y en las que participan los venecianos.

La que probablemente sea la más conocida es la Regata histórica que tiene lugar cada año el primer domingo de septiembre con un recorrido que va desde las aguas de la laguna que dan a S. Marco internándose a lo largo del Canal Grande.

Un evento que atrae la atención de muchos venecianos y de los numerosos turistas presentes en la ciudad en las márgenes o en barcas amarradas a lo largo del recorrido para asistir o, los más afortunados, desde los balcones de sus casas orientadas al recorrido que siguen las embarcaciones.

La regata, dividida en dos momentos, se abre con el desfile histórico en el que vuelven a lucir los fastos de la Serenísima con la parada de las “bissone”, típicas embarcaciones ricamente decoradas, propulsadas con remos de figurantes vestidos con trajes antiguos y con otros figurantes a bordo vestidos de dogo y dogaresa, de nobles y, como no podía faltar, de la Reina de Chipre, Caterina Cornaro  que, tras quedar viuda, abdicó cediendo a Venecia esta isla suya.

A continuación sigue la parte batalladora, donde participan muchos espectadores, en una sucesión de regatas de todas las categorías de remeros y en recorridos de distinta longitud, mozos en “pupparini”, mozas en “mascarete”, las “caorline” con 6 remeros con vítores cada vez más alentadores para sus benjamines que no tiene nada que envidiar a un partido de fútbol, hasta los campeones del remo en las “gondolini” que concluye la jornada.

Un espectáculo único de colores y luces, siendo septiembre uno de los mejores meses para el clima en Venecia, que deja otro recuerdo indeleble de esta ciudad.

Regata histórica sitio web

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares