La fiesta de la “Madonna della Salute”

La conmemoración de los difuntos y las fiestas de San Martino y de la Madonna della Salute se celebran tanto dentro de las iglesias como fuera, con recetas típicas de esta época del año.

Noviembre es el mes en el que se empieza a notar que el invierno está a punto de llegar. A veces la lluvia produce el típico fenómeno de «acqua alta», que inunda una parte de la ciudad y obliga a los venecianos a sacar las botas de goma que grandes y pequeños siempre tienen preparadas.

Noviembre también es el mes de algunas de las festividades más típicas de la ciudad. El gris del cielo contrasta con los colores alegres que lucen los escaparates de las pastelerías, llenos de los dulces típicos de esta época del año. Destacan los «fave», dulces de pasta de almendra para conmemorar a los difuntos o «San Martin», dulces típicos de galleta con forma de caballero montado sobre su caballo y decorados con alegres colores, para recordar la historia del santo.

Una fiesta religiosa que sigue siendo de las más populares es la de la Madonna della Salute. Los venecianos atraviesan el puente provisional que atraviesa el Canal Grande entre Santa Maria del Giglio y San Vito, y se acercan a la iglesia para pedir la intercesión de la Virgen para que vele por la salud de sus familias.

La festividad tiene sus orígenes en la epidemia de peste que en el 1630 decimó la población de Venecia. Para dar las gracias por acabar con la plaga, el Senado de la República de Venecia decretó la construcción de la iglesia.

Pese a que ahora no es tan popular, los alrededores de la iglesia se cubrían de puestos que vendían, además de velas decoradas para la Virgen, comida y dulces para regalar a los más pequeños.



Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares