La costa asturiana, un escenario de película

La costa asturiana llama la atención de todo el mundo porque es muy bonita y tiene cientos de rincones para disfrutar de las vistas, del paisaje, de la brisa marina, de las mareas, de las puestas de sol o de un dulce amanecer.

Por todo ello, podríamos decir literalmente que es un escenario de película, y prueba de ello es que muchos directores de cine ponen sus ojos en ella para narrar sus historias.

Hay lugares de cine y televisión en el más amplio sentido del término como Llanes, Llastres, Tazones o Cudillero, donde te encuentras incluso rutas para seguir las localizaciones de conocidas obras cinematográficas, televisivas o publicitarias.


Lastres – Colunga

Y de paso, entre parada y parada, podrás disfrutar a tope del ambiente, la gastronomía o las actividades en la naturaleza que se pueden practicar en cada lugar.

Pero las villas y pueblos marineros son muchas más que las que son grandes estrellas de cine: Castropol, Figueras, Tapia de Casariego, Puerto de Vega, Navia, Candás, Luanco, Ribadesella… Todas y cada una tienen su singular encanto, del que sin duda te quedarás prendado al instante.

Puertos deportivos, puertos pesqueros, paseos marítimos, miradores, tabernas y bares marineros, museos, y por supuesto, faros, acantilados y playas. Un sinfín de atractivos te esperan en una costa que no dejará de sorprenderte.


Tapia de Casariego

Playas de ensueño para una ruta costera única

Las playas de Asturias son famosas por su exotismo atlántico, por sus formas rocosas llamativas, por su fina arena, por el verdor de los prados y montes que las rodean, por la grandiosidad de sus arenales o lo recóndito de sus pedreros, y por supuesto por las cristalinas aguas del Mar Cantábrico.

Más de 200 playas adornan el variado litoral asturiano, lo que te da una idea de que para conocerlas y vivirlas todas tienes que venir una, y otra, y otra y mil veces al Paraíso Natural.

Pero para ir abriendo boca, te hacemos una breve aunque intensa selección de un grupo de arenales que son ineludibles en tu periplo costero por Asturias.

En el concejo de Castropol, una parada obligada es la bellísima playa de Penarronda, donde los rayos de sol, especialmente al atardecer o al amanecer la tornan mágica.

Puedes continuar viaje y llegar a la exótica Mexota, en Tapia de Casariego, donde sus crestas rocosas componen formas increíbles.


Mexota – Tapia de Casariego

En el centro de Asturias, arenales como Salinas, en Castrillón, o San Lorenzo, en Gijón, son míticos, especialmente para practicar deportes náuticos, entre otros el surf.

También es francamente guapa la playa de Carranques, en Carreño. De esas para un momento idílico.

Y si sigues ruta, ya tirando hacia el oriente asturiano, Rodiles es otra de las grandes, en todos los sentidos. Por su dimensión, ubicación, entorno y tipo de ola, esta playa – dicen los entendidos – es única en el mundo: una fina arena, un bosque enorme, una ría histórica su lado (la de Villaviciosa), y una excelente ola para el surf, producto de su lecho litoral. Así que no puede pedir más.


Rodiles

Tu periplo oriental podrías completarlo con una visita a la playa de Santa Marina en Ribadesella, donde las quintas indianas de siglos precedentes son bañadas por las espumas del mar. Y para rematar la salvaje y bellísima playa de La Franca, en Ribadedeva.

¡Sin duda un paseo por la costa asturiana es la mejor de las aventuras!


La Franca – Ribadedeva

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Asturias