p1000976

La ciudad del Amor

Hay un palacio medieval en la central via Cappello di Verona, que tiene un patio interior al que da el balcón probablemente más famoso del mundo. Es un lugar visitado cada año por millones de enamorados y durante el periodo de San Valentín es lugar de peregrinación de sentimientos que no tiene comparación.

Lo que siempre me ha llamado la atención del Balcón de Julieta (porque es de esto de lo que estoy hablando) es su poder evocativo y simbólico frente a una ficción total y proclamada. William Shakespeare jamás estuvo en Verona. Sus Romeo Montesco y Julieta Capuleto son personajes fruto de su invención (aunque en el palacio de via Cappello habitaba en efecto una familia veronesa llamada Cappelletti). El balcón se añadió en el siglo XX.

En fin, para ser rigurosos no hay nada más falso que la Casa de Julieta (como también la https://www.google.it/maps/place/Museo+degli+Affreschi+e+Tumba+de+Julieta/@45.4337572,10.9942329,17z/data=!3m1!4b1!4m2!3m1!1s0x4780dd61e5d78799:0xecbc93bf3a05336b y que la menos conocida Casa de Romeo). ¿Y entonces por qué ejerce tanta fascinación aparentemente inquebrantable? ¿Por qué hay cola para tocar el pecho de la estatua de bronce de Julieta? ¿Por qué los visitantes cubren de escritos, grafitis, pegatinas y candados las paredes del patio, sin que nadie consiga deternerlos?

Quizá porque el hecho de que Verona sea, a ojos de muchos, “la ciudad del Amor”, no es el fruto de una operación comercial, aunque a posteriori la de Shakespeare haya sido para Verona la mayor operación de marketing de la historia. Es el efecto de un símbolo potentísimo e inmortal, en el que millones de personas siguen reconociéndose.

Actualmente Verona está aprendiendo a gestionar esta gran herencia. La administración municipal está valorando proyectos que aspiran a cambiar de forma radical el rostro de la Casa de Julieta, principalmente introduciendo una entrada para acceder. Entiendo que, cuando un fenómeno se convierte en algo tan masificado, se desea encontrar un modo para encauzarlo y, posiblemente, para recaudar dinero. Y sin embargo no querría que el lugar, al convertirse a todos los efectos en una atracción turística, pierda un poco de su poesía. En cualquier caso es un proyecto aún a largo plazo: por ahora el patio de Julieta sigue tal cual: repleto, un poco kitsch y gratuito.

No forzosamente por estar en Verona el día de San Valentín la visita debe realizarse rindiendo homenaje al mito de la heroína de Shakespeare.  Cada año en este periodo se organiza un festival llamado “Verona in love” con iniciativas, conciertos y proyección de películas, todo pensado para tantas parejas de enamorados que visitan la ciudad en este periodo.

Del mismo modo, algunos de los lugares más románticos de la ciudad, como la capilla de los Notarios, joya del arte del siglo XVIII dentro del Palazzo della Ragione o la tumba de Julieta, se han puesto a disposición para quien desee celebrar aquí su matrimonio (la iniciativa se ha llamado “Sposami a Verona”).

Y sin embargo la de Romeo y Julieta no es la única leyenda de amor fatal ambientada en Verona. Está la que, en torno al año 1500, tiene como protagonista a un joven soldado del ejército del Sacro Imperio Romano, Corrado de San Bonifacio, que se enamora de la bella Isabel pero que, ante su rechazo, se arroja a un pozo. Isabel, conmovida por ese sacrificio, lo sigue lanzándose a su vez a la gélida agua.

Actualmente todos lo conocen como el Pozo del Amor. Se encuentra escondido al final del Pozzo dell’amore en uno de los lugares más bellos del centro histórico de Verona. Antiguamente, al pasar, se podía arrojar dentro una moneda y pedir un deseo. Ahora el pozo, para evitar peregrinaciones desagradables a los residentes de la zona, se ha cerrado. Sin embargo, en alguna fisura, entre los ejes de madera, aún se puede introducir algún céntimo de cobre. Un deseo económico, para cambiar a un amor no correspondido o consolidar uno ya iniciado, no se puede dejar escapar.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares