la_cigale-4

La Cigale, café restaurante modernista e institución nantesa

La Cigale es uno de los cafés restaurantes más emblemáticos de Nantes y un lugar donde hay que pararse unos minutos cuando se visita la ciudad. Aunque la carta es interesante y el servicio siempre es agradable,  es  sobre todo la  decoración  quien  hace  famoso a este lugar. E incluso después de varios años en Nantes, cada vez que acudo a La Cigale, la belleza del establecimiento me maravilla. 

Historia y decoración de La Cigale

Edificado en 1895 en la Plaza Graslin,  La Cigale es uno de los últimos cafés restaurantes que dan fe  de la tradición de las grandes cervecerías francesas del siglo XIX. ¡Además, también está clasificado como monumento histórico desde 1964!

Desde su apertura,  el lugar seduce a los artistas que se encuentran de paso por Nantes, en especial gracias a la cercanía  del  teatro, el cual se sitúa justo enfrente. Este alberga a grandes  artistas  como André Breton o Jacques Prévert e incluso todavía hoy  recibe  a celebridades, y nosotros comprendemos fácilmente por qué.

Basta con pasar por La Cigale para darse cuenta de que el lugar es especial. Desde la fachada percibimos los signos del modernismo, los cuales dan ganas de saber (y de ver) un poco más del establecimiento. Y, una vez que entremos por la puerta, nos veremos subyugados por la profusión de la decoración. Cerámica, chapados en oro, esculturas, luminarias con formas vegetales… ¡es fácil no saber dónde mirar! El restaurante está compuesto de tres salones, todos más fastuosos los unos de los otros.

Una pausa golosa fuera del tiempo

Tanto si nos gusta o no  el estilo  modernista, el cual hay que reconocer que está muy cargado, La Cigale nos ofrece un verdadero viaje en el tiempo a finales del siglo XIX.

El café restaurante sirve una cocina refinada que realza los productos locales. Es posible   desayunar, comer, tomar un tentempié, cenar e, incluso,  tomar  un «brunch». Tienen la posibilidad de elegir, pero, el café restaurante suele estar lleno y es necesario reservar.

Si pasan por allí de improvisto, les recomiendo que se detengan para degustarlo. En verano podrán degustar un cono de helado artesanal riquísimo y, en invierno, podrán entrar en calor con un café o un té y ricos pasteles.

Aquí les relato uno de esos pequeños momentos que siempre me gusta concederme en Nantes y que hago realidad con mis amigos de paso. Espero que lo aprecien  tanto como yo.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Nantes