toulouse-lautrec_opt

Exposición de Toulouse-Lautrec en el Palacio de la Cultura

Tras el gran éxito cosechado por la exhibición dedicada a Escher, ahora, el Palacio de la Cultura de Catania acoge al gran artista francés Henri de Toulouse-Lautrec en una exposición compuesta por unas 150 obras procedentes del Museo Herakleidon de Atenas.

Sus carteles, litografías, dibujos, ilustraciones y acuarelas no solo logran transmitir la grandeza del arte de este original artista, sino también la atmósfera parisina de finales del siglo XIX. Para recrear el París bohemio de entonces, el montaje también incluye muebles y decoración de época, así como fotografías y vídeos.

Henri-Marie-Raymond de Toulouse-Lautrec-Monfa era de origen noble, si bien su vida se desarrolló siempre al margen de la sociedad, caracterizada por el dolor y la soledad. Sufría picnodisostosis, una enfermedad genética de los huesos que lo convirtió, básicamente, en un marginado debido a su deformidad.

Durante sus visitas a los burdeles parisinos —que a menudo representaba en sus obras— contrajo sífilis, lo que se unió a su estilo de vida desordenado y a su adicción al alcohol.

Murió con tan solo 37 años. Sin embargo, se puede decir que su vida fue tan breve como intensa: su legado está compuesto por más de 700 cuadros y casi 5000 dibujos fruto de su extraordinaria inspiración creativa.

Sin duda, estamos ante una de las figuras más importantes del arte de finales del siglo XIX, con un estilo fácilmente reconocible incluso por los legos en arte, quizás por sus musas favoritas, principalmente, bailarinas y prostitutas.

La exposición de Catania en la que se rinde homenaje a Toulouse-Lautrec ha sido organizada por el Gruppo Arthemisia, dirigida por Stefano Zuffi y patrocinada por el Assessorato Regionale dei Beni Culturali e dell’Identità Siciliana, con la colaboración del Ayuntamiento de Catania.

La exposición estará abierta al público en el Palacio de la Cultura de Catania (Palazzo Platamone) todos los días de 10:00 a 20:00 h, hasta el 3 de junio de 2018.

Entre los objetivos de esta bonita exposición está, sin duda, acercar las grandes obras de arte a los jóvenes, las familias y otros colectivos que no suelen frecuentar los museos. Evidentemente, las obras de Toulouse-Lautrec cuentan con la fuerza necesaria para atraerlos.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Catania