sxb-choucroute

Estrasburgo y su chucrut

El chucrut… Plato emblemático de Estrasburgo y de toda Alsacia. Naturalmente, una vez aquí, la pregunta es obvia: ¿Dónde comer un buen chucrut en Estrasburgo? Un buen “alsaciano” responderá sin dudarlo que la mejor receta de chucrut es “la de mamá”. Igualmente sin dudarlo, es una invitación que no se rechaza. Por lo demás, el buen chucrut se merece, se descubre.

Por naturaleza tendemos a evitar las zonas turísticas, pero en materia de chucrut, es preciso hacer justo lo contrario.

Entre las buenas direcciones se encuentra: la zona de la Catedral. Por supuesto, tenemos la Maison Kammerzell, imprescindible por su decoración, los diseños de Léo Schnug y sus vistas a Notre Dame (desde la terraza y de algunos salones). En ella se sirve, entre otros, el chucrut de pescado de Guy Pierre Baumann.

Pero para saborear un buen chucrut tradicional, se recomienda bajar tranquilamente por la Rue du Maroquin hasta Le Tire Bouchon.

La fachada de este winstub da renombre al establecimiento, mientras que la cocina le da reputación. En él es posible disfrutar uno de los más deliciosos chucruts de la región. Delicioso, acompañado de una cerveza o una copa de vino alsaciano, ¡le encantará!

Personalmente, le aconsejo reservar un hueco para la tarta de queso blanco del chef, ¡está para morirse!

Me reservo la dirección original para el final… Tome buena nota de este nombre “Porcus“.

Es una charcutería, pero sobre todo un restaurante especializado en embutidos ideado por Olivier Klein.

Ofrece, según la temporada, una increíble carta con más de una docena de chucruts distintos, dos de ellos de excepción: el chucrut de Navidad (Truffée d’Alsace®, pudín blanco trufado, escalope de foie y muslito de pato confitado) y el chucrut frescor de verano.

Los embutidos tradicionales dejan paso a productos de temporada. El Knack se sustituye por cervelat, la salchicha de Morteau por una salchicha con ajo de orza, la paleta por un trozo de Kassler… Una quenelle de ensalada de patatas alsacianas con tocino sustituye a las patatas… ¡es la revolución del género!

Para los amantes de las anécdotas, cabe recordar que la invención del “chucrut”, así como de la col en salmuera, es china. Era la pócima, en cierto modo mágica, que se servía a los constructores de la muralla china.

Ahora solo falta aunar fuerzas para la próxima estancia… en Estrasburgo.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares