OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Voyage à Nantes

En Nantes en verano, hay un evento imprescindible que marca el día a día de sus habitantes y visitantes. El Voyage à Nantes, viaje por Nantes en francés, ofrece cada año una nueva experiencia. Durante dos meses, el arte invade las calles de Nantes y dibuja un poco más su paisaje en cada edición para convertirla en una ciudad de cultura loca y viva.

El Voyage à Nantes es una experiencia única en Francia, e incluso en el mundo. Una línea verde se extiende por varios kilómetros por todo el centro de la ciudad. Sirve como recorrido para descubrir Nantes a través de sus clásicos, pero también mediante las instalaciones, exposiciones y lugares con una vida un tanto agitada. Al final, la ciudad entera se convierte en una atracción cultural, y sobre todo en un auténtico terreno de juego. El recorrido se renueva cada año para el verano, en julio y en agosto, pero también existe un recorrido perenne para los que pasen por Nantes en otro momento.

Los imprescindibles de Nantes

El Voyage à Nantes nos lleva a descubrir los imprescindibles de Nantes. La torre LU, el castillo de los duques de Bretaña, el museo de las artes de Nantes que ha vuelto a abrir sus puertas en 2017, las Máquinas de la Isla y todos los demás monumentos y lugares culturales de la ciudad que hay que visitar si vas a Nantes por primera vez. Lo mejor es que no hace falta guía, porque basta con seguir la línea verde que hay en el suelo.

En verano, incluso sus habitantes redescubren los sitios emblemáticos de Nantes ya que hacen las veces de lugares de exposición o de eventos que invitan a volver regularmente.

Las instalaciones locas del Voyage à Nantes

En el recorrido se colocan instalaciones contemporáneas, la mayor parte de ellas monumentales e impresionantes. Cada año hay alguna nueva. Algunas se quedan para siempre y otras solo durante el verano. En estos viajes las rarezas se multiplican en la ciudad. En el momento en que escribo estas palabras, hay más de 50 etapas en el Voyage à Nantes.

Estas son mis preferidas:

  • De l’art des enseignes. Las insignias del centro quedan de lado. Una auténtica invitación a levantar la mirada cuando paseamos por las calles de Nantes.
  • Paysage glissé. Un tobogán de 12 m de altura que se engancha en el castillo y que permite tirarse desde lo alto de la muralla hasta los fosos del monumento histórico. Abierto solo en verano.
  • Le Nid. Un bar obra que se encuentra en el piso 32 de la Tour Bretagne, la torre más alta de Nantes. Ideal para tomarse una copa contemplando una vista espectacular.
  • On va marcher sur la lune. Se instalan unos trampolines en los cráteres de la luna. En verano, la tierra está suspendida encima de nuestras cabezas para dar la sensación de estar en el espacio.
  • Les hôtes. Barbacoas colectivas instaladas en el Parc des Chantiers. Se trata de un lugar de convivencia donde cada uno cocina su comida. Abierto solo en verano.
  • Las actuaciones artísticas efímeras y totalmente oníricas de Pick Up Production que realiza frescos gigantes en edificios abandonados.

Espero que este panorama de Voyage à Nantes te haya dado ganas de venir a (re)descubrir la ciudad. Los amantes del arte contemporáneo y urbano y todos, pequeños y grandes, ¡tienen que pasar por Nantes!

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Nantes