carnevale_01

El Carnaval

Hacia finales de enero y principios de febrero la ciudad se despierta del letargo invernal.

Un despertar vivaz, colorido y ruidoso por sus plazas y calles donde afluye una multitud variopinta de personas.

Es el Carnaval de Venecia.

El evento que llama a la ciudad a visitantes de todo el mundo que, cada año desde hace varios años, no se pierden estas jornadas.

Al pasear uno se topa con personas con las máscaras más extrañas e increíbles, todas con algo en común, la extravagancia, riqueza de colores y un poco de inocuo exhibicionismo y muchas ganas de divertirse, seguramente una diversión para los más pequeños pero también para los mayores.

Se ven desde las pomposas máscaras de damas y caballeros del siglo XVIII veneciano, ricas y elaboradas con raso y terciopelo, encajes y puntillas que nos retrotraen varios siglos, hasta las clásicas de la comedia del arte italiana o las más originales nacidas de la fantasía de sus propios creadores que las lucen.

Terminamos con la prenda más sencilla para este periodo festivo: un simple antifaz sobre los ojos que oculta el rostro.

El Carnaval es el evento donde a las numerosas máscaras se unen igual número de fotógrafos profesionales que, armados de todo su equipo, pasean en busca del ángulo perfecto para una instantánea que enmarque las máscaras más bellas o detalles que se prestan bien a posar.

Junto a los profesionales también hay un grupo más nutrido de aficionados o simples turistas que blanden sus cámaras fotográficas para llevarse a casa algún recuerdo de este increíble periodo veneciano.

El escenario preferido sigue siendo obviamente la Plaza de San Marcos donde, sobre todo el fin de semana, es casi imposible caminar por la cantidad de personas que acuden.

Una divertida muchedumbre en la que no hay que tener prisa por ir a alguna parte, sino solo sumergirse y dejarse arrastrar, casi flotando entre las olas, con la imprescindible cámara de fotos o el móvil para robar alguna foto.

La plaza también es uno de los lugares principales donde suceden algunas de las actividades que organiza la administración del ayuntamiento de la ciudad.

Una de las más conocidas es el denominado “vuelo del ángel o de la paloma”, en el que una joven con un arnés robusto y adecuado desciende colgada de un cable grueso desde el campanario de San Marcos hasta un escenario de la plaza, mientras un gentío de máscaras la admiran con la nariz hacia arriba.

Muchas otras citas de varios tipos tienen lugar durante el carnaval por la ciudad con un rico calendario que se puede encontrar en internet.

Una ocasión distinta para visitar la ciudad de otro modo, ya sea como espectador o como actor con una simple máscara en el rostro o alquilando ricos disfraces y sumergiéndose en la fascinación de esta ciudad que, una vez más, sorprende al visitante con nuevas perspectivas.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares