Descubrir Venecia de una manera atípica.

¿Has pensado en pasear por Venecia a caballo?

Puede que sea mejor evitar el centro, aunque hasta finales de la Edad Media, cuando se prohibió, se andaba por la ciudad a caballo, incluso por la plaza de San Marcos.

Una de las campanas de San Marcos se llama trottiera o “trotadora” porque sonaba para llamar al Maggior Consiglio y al oírla los nobles se acercaban a caballo, trotando.

Pero sí que se puede seguir haciendo en el Lido: disfrutar de un paseo por la orilla de la laguna, la playa o por las murallas a lomos de un caballo tranquilo nos descubrirá lugares y vistas nuevas de una manera distinta. En el Circolo Ippico del Lido, en via Colombo 41, se pueden realizar estos paseos para admirar Venecia desde otro punto de vista y descubrir paisajes insólitos.

Si no nos queremos alejar del centro ni de los canales, podemos aprender a remar al estilo veneciano, de pie en la popa de un sandolo o de una batella a coda di gambero (las barcas típicas de la laguna), como hacen los gondoliere con un remo o, para los más temerarios, con dos remos o a la valesana, como se hacía en las zonas de pesca. Podemos reservar una clase e ir tomando confianza mientras navegamos por los pequeños canales, lejos siempre del Gran Canal y de las zonas con más tráfico, para descubrir una Venecia única, casi de otra época.

Otra opción para los que buscan experiencias nuevas y originales: descubrir la ciudad desde el agua misma, con una excursión en kayak. Una alternativa a las embarcaciones más típicas pero que también requiere de remo, ideal para la ciudad de los canales. Navegar por canales tranquilos y silenciosos es una manera ideal para ver Venecia desde otro punto de vista, quizá el más apropiado para una ciudad nacida sobre el agua. Podemos imaginar cómo era la vida y cómo se movía la gente en otras épocas. Con la fuerza de los brazos, remando, empujando embarcaciones llenas de verduras procedentes de las islas, de pescado de la laguna o el mar, de mercancías transportadas hasta los depósitos de la ciudad y de personas, como aún ocurre hoy en día.

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares