noel-a-strasbourg_sxb_rincon2

Descubrir Estrasburgo en Navidad

Hasta donde alcanzan mis recuerdos de la infancia, la Navidad siempre hechizó mi mes de diciembre. Estaba el calendario de Adviento con las casillas llenas de chocolate, que abríamos cada mañana. Estaban las manzanas del amor que mordisqueaba con mis padres y luego los bredele, esos pastelillos que compartíamos en familia, seguidos del vino caliente entre amigos (el vino blanco caliente es a veces más digestivo). ¡Está todo en Estrasburgo, capital de la Navidad! Un descubrimiento que se prepara ya desde hoy.

En el corazón de la gran isla

Descubrir Estrasburgo durante las festividades exige normalmente reservar vuelos y hoteles bastante antes de diciembre. A quienes acuden sin coche, les sugiero un hotel en el corazón de la isla central o en los alrededores inmediatos. Hay para todos los bolsillos. Entre ellos, recomiendo uno especialmente bien situado, a tres minutos a pie de la Catedral: el Hôtel Beaucour. Sus habitaciones sabiamente diseñadas, su espíritu familiar y acogedor y la encantadora decoración que lo adorna en Navidad hacen de él un buen punto de partida.

Desde allí, lo ideal es salir a visitar el encantador espectáculo de los puestos instalados en torno a la catedral.

Hay puestos, paradas, etc. en todo el centro de la ciudad. Si la magia es hermosa ante Notre Dame, es porque en ella habita el espíritu del Christkindelsmarik que hace vibrar Estrasburgo desde 1570.

Desde 1570, el Christkindelsmarik

Después de la plaza Broglie visitarás la plaza Kléber. Imprescindible, el abeto gigante será el adorno más fotografiado y compartido en Twitter, Facebook o Instagram. Hay que reconocer que es especialmente majestuoso y que su decoración es excepcional.

Durante el encendido de las luces de la ciudad, habrá varios miles de personas a sus pies.

Ninguno de los barrios del centro tiene nada que envidiar. La plaza Benjamin Zix, en la Pequeña Francia, acoge también el mercado de los Reyes Magos. No muy lejos, sugiero las escaleras del mercado de los irreductibles pequeños productores de Alsacia. Cervezas, mermeladas, pan de especias… Se promueve a los artesanos locales, reconocidos y apreciados por los alsacianos. Te conquistarán las confituras del Climont y su mermelada de Navidad, una receta elaborada con clementina biológica, finas láminas de angélica y licor de abeto.

Pequeños productores, un gran abeto y encanto romántico

Es al caer el día, de noche, cuando más apreciarás descubrir Estrasburgo. En ese momento se instala un encanto romántico. El vino caliente, la hospitalidad de los winstub y una ciudad iluminada como nunca logran que fluya la magia. Te encantará cenar en el Carré d’Or, uno de los barrios más inspiradores, y disfrutar de uno de los cruceros nocturnos de Batorama para contemplar los colores.

Estrasburgo, repleta de encanto, se quedará grabada en tu imaginación. Te convertirás en su mejor embajador.

consejos de amigo

Anota estas fechas: del 25 de noviembre al 31 de diciembre de 2016 (los fines de semana serán lo más buscado por los amantes de las escapadas)

Hay sitios web en los que puedes descubrir todas las animaciones:

– En Estrasburgo

– En Alsacia 

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares