photo-1-clisson

Descubre los encantos de Clisson

Clisson es un pueblo encantador situado justo al sur de Nantes, en pleno corazón de la región vinícola nantesa. Es un lugar ideal para cambiar de aires y pasear tranquilamente sin un destino fijo. Hoy os quiero contar los beneficios de pasearse por Clisson y lo que podréis descubrir allí.

No importa si eres un nantés en busca de escapadas de un día o si viajas para hacerte una buena idea de todo lo que ofrece esta región: vayas donde vayas, no te puedes perder Clisson. Este pueblo se encuentra a unos cuarenta minutos en coche y a media hora en tren de Nantes. Es una excursión que se puede hacer fácilmente en un día y sin duda te dará la impresión de haber hecho un viaje completo.

Si no es la primera vez que oyes el nombre de Clisson, seguramente sea porque este pueblo acoge todos los años en junio uno de los festivales de música más importantes en Francia y de música metal y hard rock en Europa: Le HellFest Open Air festival. El festival se organiza en un espacio abierto, por lo que puedes considerar hacer una parada allí durante tu viaje.



Pasear por Clisson es como tomar una bocanada de aire. El pueblo se encuentra en el siempre verde valle nantés del río Sèvre, en el centro de una región vinícola donde los campos de viñedos se extienden hasta el horizonte. El entorno tiene un encanto especial y es un pequeño viaje que disfrutarás tanto si vas en coche como en tren. Los amantes de la naturaleza pueden descubrir Clisson en kayak y el centro urbano es muy agradable para aquello que prefieran ir a pie. Entre el castillo, el mercado, el puente medieval y el viaducto no te faltarán maravillas por descubrir ni preciosas vistas que disfrutar desde cualquier punto.

Pero lo más sorprendente de Clisson son sus paisajes inspirados en la Toscana, que te esperan a tan solo unos kilómetros de Nantes. Fueron tres las personalidades, artistas y diplomáticos, que vivieron en Italia y decidieron restaurar y apropiarse de este pueblo en el siglo XIX: los hermanos Cacault y François Frédéric Lemot. Por eso encontramos en Clisson una arquitectura atípica para la región, donde las tejas y los ladrillos bordean las ventanas con formas redondeadas y contraventanas de colores.

Para visitar Clisson te aconsejo que empieces por el castillo, llegues al barrio de Saint-Antoine por la calle Échelle du Château y te dirijas hacia la zona de La Garenne-Lemot, que constituye una pequeña atracción en sí misma. Este parque está inspirado en los paisajes romanos, donde encontrarás ruinas, templos, esculturas, grutas y palomares. Y en corazón del parque encontrarás la villa Lemot, con su columnata impresionante y la terraza que ofrece una de las vistas más bonitas de todo el pueblo. ¡Una verdadera maravilla!

Clisson te abre sus puertas y te invita a que la descubras con toda tranquilidad. No te pierdas este tesoro de la región nantesa.



Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Nantes