tls_cafeschocolats

Cafés y chocolates

En Toulouse, aunque los inviernos son suaves, se agradece hacer un descanso en medio de un paseo para tomarnos un buen café, un té o un chocolate caliente. Por eso, para dejar de temblar y concedernos un bien merecido descanso, ¡aquí tenemos las cinco direcciones que a los gourmets les encanta!

Saint Sernin: Un chocolate caliente… ¡y un juego de mesa! A unos pasos de la entrada a la basílica, Les Gourmands de Saint-Sernin le ofrece un reconfortante descanso justo después de la visita. Llamamos a la puerta, nos dejamos caer en uno de los cómodos sillones de piel y pedimos un gran chocolate caliente con un trozo de tarta. La estrella de la temporada: el bundtcake de avellana, preparado con amor por la pastelera Emilie. Y si queremos seguir disfrutando, ¡tenemos a nuestra disposición juegos de mesa! Entonces, ¿qué? ¿Jugamos?

Saint Cyprien: Una infusión… y un libro. ¿Ha llegado hasta la otra orilla del Garona y está cansado? ¡Que no cunda el pánico! El Estaminot nos recibe amablemente. Medio librería de ocasión, medio bazar, medio salón de té, ¡este espacio bohemio y acogedor nos encanta! Pedimos una taza de té acompañado de una tostada o un trozo de tarta sin gluten. También podemos contar historias en familia ¡o toparnos con un cuentacuentos!      

Capitole: Un capuchino y un buen pastel. ¿Ha aparecido un rayo de sol en el centro de la ciudad? ¡Es el momento de pararse a disfrutar de la terraza caldeada del Flower’s café! Primero, elegimos un pastel entre las diecisiete variedades expuestas en el mostrador; después, pedimos un capuchino y nos instalamos junto a la fuente, en la bonita plaza Salengro. ¿Hace demasiado frío? ¡Que no cunda el pánico! Hay sitio arriba, después de subir la escalera.    

Carmes: Un café… ¡artesanal! Con los codos apoyados en el mostrador de la Brûlerie des Filatiers, se siente el rico aroma del café recién tostado. Este lugar, que ofrece unos quince sabores transformados, es el rincón donde se detienen los aficionados a los expresos. Los más sibaritas optarán por un café con leche, uno manchado, un capuchino o un vienés… ¡preparado por la mano de un maestro!

Saint Aubin: Un té… y una exposición. Oculto al fondo de un pequeño callejón de Toulouse, encontramos el Blue Tea Pot. Y no, ¡no es solo para los que están deprimidos! Los nativos de Toulouse felices* también vienen a degustar uno de los cincuenta tés que se ofrecen en la carta. Se mueren por el Chaï BIO con una porción de tarta. ¡Y aprovechan también para ver la exposición que cambia todos los meses !

*En inglés, la palabra «blue» se suele relacionar con los estados depresivos.

Entonces, ¿nos concedemos un descanso antes de volver a ponernos en camino?

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares


Más rincones de Toulouse