main-picture-NEW1

Burdeos renueva sus museos

En pocos días, Burdeos ha ampliado su oferta de museos con la reapertura del Museo de Ciencias Naturales y la creación de nuevas salas en el Museo de Aquitania. Dos iniciativas que permiten conocer mejor Burdeos, su historia y su entorno.

Hacía diez años que los bordeleses no podían disfrutar del Museo de Ciencias Naturales, así que estaban impacientes por volver a verlo. Ya de por sí el Museo de Ciencias Naturales es un edificio imponente. Se trata de un palacete construido en 1778 por Nicolas de Lisleferme en el recinto del Jardín Público de Burdeos. De hecho, los pequeños bordeleses que acudían a jugar a este parque lo incluían en sus paseos. En él se exponen colecciones desde 1862. Sin embargo, el edificio había permanecido 10 años cerrado para su renovación y adaptación. Durante este tiempo, se construyó un depósito de 1000 m² para albergar y restaurar los animales. De una colección de más de un millón de especímenes, tan solo se exponen 3492 para garantizar una mejor organización, explicación y visibilidad en el museo. Las salas de exposición tienen un carácter científico a la par que lúdico. El sentido auditivo también se estimula con sonidos en la entrada de las salas, donde se puede escuchar el murmullo del mar, el oleaje y hasta el romper de las olas.



En la planta baja, el visitante conocerá a Miss Fanny, la que siempre ha sido la mascota del Museo de Ciencias Naturales de Burdeos, un elefante asiático que formó parte de un circo y que murió en Burdeos en 1892, donde lo habían adoptado. Y, para jugar con los contrastes, a los pies del elefante han colocado una pequeña musaraña. En el primer piso, el litoral de Aquitania acapara todo el protagonismo con una impresionante reconstrucción de las estacas de ostras de la bahía de Arcachón, fijadas al fango de manera más real que en la naturaleza, pero recreadas por un artista. En el segundo piso, la galería Souverbie es mágica. Bajo el esqueleto de una ballena hay animales de todo el mundo: un oso polar, una jirafa, un dromedario o un hipopótamo, entre otros. Sus vitrinas restauradas del siglo XIX albergan toda suerte de animales, como el pequeño oso pardo de los Pirineos, cuya especie original se extinguió, o el imponente dogo de Burdeos. Además, los divertidos nombres de algunas salas dan una pista de su temática: Cómeme si puedes, Paraíso de los dentistas o Todos los bebés, un espacio dedicado a los más pequeños. Para mejorar la comprensión del gran público, los visitantes tienen a su disposición 22 quioscos interactivos, 18 pantallas de vídeo y 10 estaciones de audio.



Más información: https://www.museum-bordeaux.fr/es
Dirección: Hôtel de Lisleferme – 5 place Bardineau – 33000 Burdeos

Horario: abierto de martes a domingo

Horario de verano (abril-septiembre): 10:30-18:00 h

Horario de invierno (octubre-marzo): 10:30-17:30 h

Cerrado lunes y festivos (excepto el 14 de julio y el 15 de agosto)

El Museo de Aquitania también ha echado mano de los recursos multimedia con 8 grandes pantallas de proyección, 14 quioscos interactivos y 5000 documentos de archivo digitalizados para la escenografía de sus salas de los siglos XX y XXI. Un enfoque de inmersión que deja que cada cual decida su grado de profundización en el conocimiento de la región. Salas que aportan una nueva luz tanto a los aquitanos que no conocen todas las virtudes de su región como a los visitantes, a quienes servirán de punto de partida para salir a descubrir la Nueva Aquitania, un vasto territorio cuyas fronteras se han ampliado hace algunos años. La diversidad de los paisajes es importante, desde el litoral hasta el bosque, pasando por la montaña, con actividades tradicionales como la viticultura, la silvicultura y la agricultura. Además, algunos actores industriales han donado maquetas, como CEA/CESTA con su maqueta esférica de láser Megajoule en rosa intenso, Dassault con el caza Rafale C o Safran Helicopter con el motor Arriel. La exposición muestra la transformación de la metrópolis bordelesa en tan solo unos años y da a conocer el sector aeroespacial, un segmento económico de primer nivel, que hará soñar a grandes y pequeños. Porque Burdeos y su región no son simplemente el escenario de hermosas postales. Además, el museo hace una retrospectiva de su historia. Situado en las instalaciones de la antigua Facultad de Letras y Ciencias de Burdeos, expone una reproducción en escayola de la Atenea de Velletri pintada de negro por los estudiantes durante las protestas de mayo del 68.





Más información: http://www.musee-aquitaine-bordeaux.fr/es
Dirección: 20 Cours Pasteur, 33000 Burdeos, Francia
Horario: abierto de martes a domingo de 11:00 a 18:00 h

Cerrado lunes y festivos (excepto el 14 de julio y el 15 de agosto)

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares