Bacalan, el barrio artístico de Burdeos

El barrio bordelés de Bacalan, en la ribera del río Garona, está en plena reconquista tras muchos años de indiferencia por parte de los bordeleses tradicionales, que lo tachaban de demasiado popular. Esta etiqueta de terra incognita le ha permitido llenarse de experiencias artísticas sin precedentes.

Aunque Bacalan lleve tiempo viendo grúas ondear su cielo para construir edificios nuevos aquí y allá, el barrio sigue conservando ese toque de marginalidad mezclada con tradición, olvido, desfase e iniciativas artísticas que le aporta todo su carisma. No hay más que irse un poco más allá de la Cité du Vin para entenderlo.

Les Vivres de l’Art reflejan a la perfección el espíritu de este recóndito barrio donde florece el arte urbano. Les Vivres de l’Art es una obra del artista Jean-François Buisson, construida hace ya diez años, que está formada por edificios históricos, dos pabellones de piedra y los antiguos Vivres de la Marine, en la plaza Victor Raulin. Estos últimos fueron construidos entre 1786 y 1789 por Joseph Teulère para controlar los productos de la marina que entraban y salían del puerto de Burdeos. El edificio principal, que se alza con un bonito frontón donde ha crecido un árbol, está en ruinas y no tiene ni tejado ni ventanas, aunque en su conjunto haya sido clasificado como «monumento histórico». Acaban de terminar de restaurar los dos pabellones ocupados por Les Vivres de l’Art, y las puertas de metal oxidado, trabajo de Jean-François Buisson, se diferencian entre ellas por sus cortes, huecos y relieves muy gráficos.







También se han instalado esculturas espectaculares en todo el recinto. Y, para darle vidilla al lugar, invitan a artistas residentes a sus talleres. Además, se celebran eventos, desfiles de moda y espectáculos. Otra forma más de avivar la llama de la creación contemporánea.

Entre los dos pabellones hay un búnker construido durante la Segunda Guerra Mundial que sirve de terraza para una cafetería. También hay mesas por todas partes, colocadas a la sombra de los grandes árboles, donde la gente puede sentarse a tomar algo y esculturas que sirven de banco para empaparse del ambiente del lugar.





Ubicación: aquí

Escribe tu comentario

Compartir


Comentarios

Todos los campos son obligatorios

Tu experiencia es muy valiosa para otros viajeros. ¡Muchas gracias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Algunos rincones similares